¿Sabías qué? Anécdotas y curiosidades de la Semana Santa de Sevilla – Vol. 6

By on 17 enero 2016

En el Cabildo de Toma de Horas del año 1902

La Hermandad de la Macarena pidió la autorización para poder cambiar el itinerario en un pequeño sector del recorrido antes de su entrada en la Carrera Oficial, pero la petición no fue concedida por la negativa absoluta del representante de la Hermandad del Gran Poder. En esa misma Junta de Gobierno de la Hermandad de la Macarena se hizo constar lo siguiente: “El Hermano Mayor manifiesta que en vista de que la Hermandad del Gran Poder no cumplía con lo establecido de pedir la venia para hacer su Estación con antelación a la de Nuestra Señora De la Esperanza, se acuerda por unanimidad y usando de nuestros derechos hacer la Estación en el lugar que nos corresponde, es decir, después de la Cofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno de la Hermandad del Silencio”.

Así sucedió en la Estación de Penitencia de 1902

Cuando la Hermandad de la Macarena se situó por delante de la del Gran Poder en la entrada a la Carrera Oficial. El 16 de marzo de 1903 el Sr. Arzobispo aconsejó a las Hermandades del Gran Poder y de la Macarena que firmaran una Concordia. Esta fue firmada el 24 de marzo de ese mismo año y dura hasta nuestros días, habiéndose cumplido recientemente su centenario.

En el cortejo de la hermandad del Silencio…

Se incluye un cirio- símbolo de la Fe en el Dogma de la Inmaculada Concepción – con el escudo de la hermandad y un nazareno con una espada – prueba del voto de sangre en la defensa del mismo

La Marcha “Soleá dame la mano” no está dedicada a ninguna de las dos Soledades de la Semana Santa de Sevilla…

Esta marcha está dedicada a la Esperanza de Triana.
El motivo de su nacimiento fue el siguiente: Un año la Esperanza regresaba a Triana por Pastor y Landero, en aquella época estaba allí la cárcel del Pópulo (actual Mercado del Arenal). Un preso le cantó a la virgen una saeta que decía:

“Soleá, dame la mano
a la reja de carse,
que tengo muchos hermanos
huérfanos de pare y mare”

El compositor Manuel Font de Alta fue testigo del acontecimiento y quedó tan prendado del momento que le compuso la marcha a la Reina de Triana

La Marcha “Pasan los Campanilleros”…

Fue dedicada por el maestro Farfán al Cristo de las Siete Palabras, titular de la citada Hermandad de las Siete Palabras

La Marcha “Estrella Sublime” también del maestro Farfán…

No está dedicada a la Virgen de la Estrella, sino a la Hiniesta

El Cachorro tiene una leyenda que dice…

que un gitano de Triana en plena agonía sirvió de modelo al imaginero Ruiz Gijón. Cuando la imagen del Cristo de la Expiración procesionó por las calles de Triana todo el mundo contempló asombrado el gran parecido entre el Cristo y el fallecido gitano que era conocido por el sobrenombre de “El Cachorro”, de ahí su nombre…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *