25 de enero. Besamanos de la Virgen de la Paz

25 de enero. Besamanos de la Virgen de la Paz

Paz. Solemne y devoto Besamanos en honor de María Santisima de La Paz. Parroquia de San Sebastián sita en la calle San Salvador, 1. Finalizará el culto con el rezo del Santo Rosario. 25 de enero. 10:00 a 21:00 horas

25 de Enero. Besapiés al Cristo de la Humildad y Paciencia

25 de Enero. Besapiés al Cristo de la Humildad y Paciencia

Sagrada Cena. Solemne y devoto Besapiés en honor del Santisimo Cristo  de la Humildad y Paciencia con el siguiente horario de 11:00 a 12:00 horas, de 13:00 a 14:30 horas y de 16:30 a 20:30 horas, terminando con el rezo de Vísperas. Iglesia Nuestra Señora de

25 de Enero. Besamanos de la Virgen del Refugio

25 de Enero. Besamanos de la Virgen del Refugio

San Bernardo. Solemne y devoto Besamanos en honor de María Santísima del Refugio con el siguiente horario: Sábado de 18:00 a 21:00 horas. Domingo durante todo el día. 24 a 25 de enero. 18:00 a 21:00 horas

25 de Enero. Besapiés y Vía Crucis del Señor de las Penas

25 de Enero. Besapiés y Vía Crucis del Señor de las Penas

San Roque. Solemne y devoto Besapiés en honor de Nuestro Padre Jesús de las Penas. Parroquia de San Roque sita en la Plaza de Carmen Benítez. A las 20:00 horas, Misa y posterior traslado a su altar con el rezo del Vía Crucis. 25 de enero.

Sevillanas de Los Romeros de la Puebla

Sevillanas de Los Romeros de la Puebla

Tengo los cinco sentidos, queriendo echarse a volar. Queriendo echarse a volar Tengo los cinco ssentidos por los cielos de Sevilla para verla en ese altar.   Para verla en ese altar De espadaña y campanario De patio blanco y compás y posarme eenamorado en

Recuerdo a los Hermanos Reyes

Recuerdo a los Hermanos Reyes

Hoy vamos a recordar esa letra de los Hermanos Reyes   Y de los Cielos, y de los Cielos Por Sevillanas, por sevillanas Canta Diego de los Reyes Canta Diego de los Reyes A la Hermandad de Triana.

A pesar de sus orígenes Castellanos…

A pesar de sus orígenes Castellanos…

A pesar de sus orígenes Castellanos, tanto el rey Fernando III como su hijo Alfonso X, quedaron prendados de Sevilla de tal manera, que el Santo no refresaría a Castilla y su hijo dispuso que al morir, sus restos fueraen depositados en la “Magna Hispalensis”,