Cofradias

Volver a Inicio

Hermandades y Cofradías de la Semana Santa de SevillaEn la vida cotidiana cuando el sevillano habla de hermandades y cofradías se refiere a lo mismo, pero es interesante que sepáis que las asociaciones de fieles que han sido erigidas para ejercer alguna obra de piedad o de caridad, reciben el nombre de pías uniones, y si además están constituidas a modo de cuerpo orgánico, se llaman hermandades; mientras que las cofradías son las hermandades que han sido erigidas además para el incremento del culto público.

Las cofradías de la Semana Santa de Sevilla son pues asociaciones de fieles cristianos, laicos (hombres y mujeres) y clérigos o laicos solos y clérigos solos que se han unido para fines cristianos muy diversos como el culto en sus múltiples manifestaciones, las obras benéfico- asistenciales, el entierro y sufragio por los difuntos y la penitencia de los cofrades, etc.

El origen de las cofradías católicas nacen con Jesús y sus apóstoles y discípulos, o con María y los apóstoles reunidos en el cenáculo después de la muerte y resurrección de Jesús, y llegan hasta hoy. El origen de las cofradías de Semana Santa o de Pasión lo encontramos a finales del siglo XV o XVI.

COFRADÍAS DE SEMANA SANTA

Debemos diferenciarla de los otros tipos de cofradías existentes.
Las cofradías de Semana Santa o de Pasión nacen en el siglo XVI y consisten en una asociación de fieles, en la mayoría de los casos exclusivamente laicos, que une dos elementos: en primer lugar la contemplación de la Pasión y Muerte de Cristo y, en segundo lugar, la imitación de los dolores de Cristo en su Pasión y Muerte por medio de una penitencia pública durante la realización de la procesión o Estación de Penitencia efectuada en uno de los días de la Semana Santa.
Las cofradías de Semana Santa o de Pasión nacieron para contemplar la Pasión y Muerte de Cristo e imitarla mediante actos penitenciales

CONVOCATORIA DE CULTOS

Es costumbre en las cofradías sevillanas realizar las convocatorias de cultos mediante carteles, que se colocan en las fachadas de los templos a los que pertenecen las distintas cofradías y en las columnas de las gradas de la Catedral de Sevilla.

La actividad en las cofradías no para a lo largo de todo el año, celebrándose cultos internos -en las fechas que marcan sus reglas – , junto a triduos a sus imágenes o funciones principales.

En estas últimas los hermanos asistentes formulan la protestación de fe. Los besamanos y besapies de las imágenes titulares de las cofradías representan un nexo de unión entre los sevillanos y sus hermandades.